Para evitar este tipo de incendios, hemos recopilado unos consejos básicos para prevenir, minimizar y evitar estas situaciones:

  • Pasar las revisiones oficiales, ITV, en el plazo correspondiente según el tipo de vehículo y su antigüedad.
  • Mantenimiento periódico y adecuado del vehículo, según las recomendaciones de los fabricantes, dependiendo del kilometraje o el tiempo, la antigüedad del vehículo, el tipo de conducción y la utilización del mismo.
  • De acuerdo con información de la Asociación Nacional para la Protección de Incendios, sólo el 3% de estos incidentes son consecuencia de un choque y estos se deben generalmente al combustible derramado o el uso incorrecto de señales luminosas.
  • Revisar que no haya alguna pérdida de enlaces o cables sueltos, algo que puede ocurrir después de salir de un taller mecánico.
  • Estar alerta ante filtraciones de líquidos debajo del vehículo. Puede ser por mangueras rotas o agrietadas, cambios bruscos de temperatura del motor. Llevarlo al mecánico lo más pronto posible.
  • Revisar los indicadores del cuadro de control del vehículo, sobre todo el de la temperatura.