• Revise la instalación: han de preocuparse si las luces disminuyen su intensidad o parpadean cuando hay un artefacto conectado o si los fusibles se queman en forma continua.
  • Mantenga los cables eléctricos lejos de superficies calientes.
  • Hay que tener en cuenta que los cables eléctricos en mal estado – viejos, quemados, pelados, expuestos a la intemperie- son una seria amenaza de accidente.
  • Tener disyuntores (interruptores automáticos) de corriente es la mejor prevención, frente a un cortocircuito saltará la llave y cortará la corriente
  • Antes de cerrar el negocio, revisar que todos los artefactos eléctricos estén desconectados.
  • Almacenar y manejar cuidadosamente los productos inflamables, hacer caso a las indicaciones de los fabricantes y la normativa vigente.
  • Tener un manual contraincendios que conozcan los empleados para saber qué cómo han de actuar en caso de siniestro.